AGUSTÍ Y MARISA: LA GENÉTICA DE LOS GASOL.

Sus hijos, Pau y Marc, viven actualmente en Chicago y Memphis y juegan en la mejor liga de baloncesto del mundo, y no sólo eso; el próximo domingo 15 de febrero jugarán en el All Star Game de la NBA, como titulares por votación popular. Y aunque no deje de ser un partido amistoso cuyo único fin es dar espectáculo, es un hito más en la exitosa carrera de esta familia: los Gasol.

Pau, elegido en segundo lugar con 974.177 votos detrás de LeBron James en la categoría de Frontcourt (aleros, ala-pívots y pívot) del Este, y Marc, con 795.121 votos detrás de Anthony Davis en la misma categoría del equipo del Oeste se han convertido en los primeros hermanos que juegan como titulares en este partido desde sus inicios en el año 1951. Ya jugaron los hermanos gemelos Van Arsdale, aunque no lo hicieron como titulares en las temporadas de 1970 y 1971.

Pero, ¿qué parte del éxito de sus hijos les corresponde a Agustí y Marisa?, ¿qué han heredado Marc y Pau de sus padres que les ha ayudado a ser deportistas de tan alto nivel? Analicémoslo desde un punto de vista genético.

A pesar de que sus propios padres dicen que se “parecen lo que un huevo a una gallina”, lo primero que llama la atención es que miden exactamente lo mismo: 2 metros y 15 centímetros. Tal exactitud no deja de ser una curiosidad, pero los 196 centímetros de Agustí y los 186 centímetros de Marisa anunciaban que sus hijos iban a superar los 2 metros sin problemas.

Un reciente estudio publicado en el pasado mes de Noviembre por la revista Nature Genetics localizaba hasta 697 marcadores genéticos relacionados directamente con la estatura en adultos. Sin lugar a dudas, en el caso de los Gasol existe una gran correspondencia entre padres e hijos y en este sentido, Agustí y Marisa han sido los principales “culpables” de la estatura de sus hijos, una llave imprescindible para la práctica de este deporte reservado para altos.

¡No nos quedemos en aspectos tan evidentes!, existen otras variantes genéticas o también denominadas Single Nucleotide Polymorphism (SNP) que se encuentran relacionadas con diversas capacidades físicas propias de deportistas de alto nivel. Son numerosos los estudios que han ido relacionando estas variantes genéticas a las más diversas capacidades y disciplinas deportivas desde mediados de los años 90. Y posiblemente algunos de ellos también hayan sido heredados por Pau y Marc de sus progenitores, Agustí y Marisa.

Estudiemos algunos de ellos:

Uno de los SNPs relacionados con el deporte más estudiados es el correspondiente al gen ACE, situado en el cromosoma 17.  En este caso, los individuos pueden portar tres tipos de genotipos I/I, I/D y D/D, en una proporción aproximada entre sujetos blancos de 25%, 45% y 30% respectivamente. Se ha comprobado que los individuos con la variante I/I se encuentran más cómodos con las disciplinas de tipo aeróbico mientras que los individuos D/D están diseñados para disciplinas más intensas y explosivas. Además los individuos I/I e I/D disponen de niveles iniciales de fuerza algo menores al inicio de temporada que los individuos D/D, pero sin embargo cuentan con mayor facilidad para adaptarse a la altitud (montañismo).

Otro de los SNPs más estudiados es el ACTN3 localizado en el cromosoma 11. Esta variante determina la presencia de una proteína en la fibra muscular que permite que las contracciones sean más potentes y explosivas. Se trata de una variante muy característica de los atletas velocistas jamaicanos, como hemos tratado en otras entradas de nuestro blog, pero que también resulta muy interesante para el desempeño del baloncesto de alto nivel. En este caso los individuos con el genotipo RR gozarían de esta ventaja y además estarían protegidos genéticamente contra el daño muscular posterior al esfuerzo. Dicho de otra forma están predispuestos a una recuperación más rápida tras un entrenamiento o un partido, algo fundamental en la NBA donde juegan hasta tres veces a la semana. Además se ha demostrado que guarda relación con los niveles iniciales de fuerza tras un periodo sin actividad deportiva (pretemporada, lesiones), así como la facilidad o la dificultad con la que cuentan algunos individuos para ganar fuerza tras un programa de entrenamiento adecuado.

Otro SNP denominado COL5A1 localizado en el cromosoma 9 regula la formación de colágeno tipo V. Se trata de un componente fundamental de las estructuras de tipo conectivo como tendones y ligamentos, y por tanto determina el diámetro, la resistencia y las propiedades elásticas de estas estructuras. En este caso, los individuos que porten el genotipo TT (aproximadamente el 25% de la población blanca) están predispuestos a contar con unas estructuras más rígidas o menos elásticas que los sujetos que porten el genotipo CC. Unos ligamentos o tendones más rígidos suponen un mayor riesgo de lesión y por tanto condiciona o debería condicionar el entrenamiento “invisible” y preventivo de este tipo de deportistas.

En este sentido, Ricard Pruna, médico del FC Barcelona publicó en 2013 la asociación de varios SNPs con la gravedad de las lesiones tendinosas y ligamentosas y el tiempo de recuperación, cuando estas se produjeron sin un contacto previo. Uno de los aspectos más importantes de este estudio fue la muestra utilizada: futbolistas del primer equipo del FC Barcelona de varias temporadas.

Podemos observar que heredar ciertas variantes genéticas en el ADN puede haber facilitado a los hermanos Gasol a dedicarse al deporte de alto rendimiento y puede haber allanado su camino hacia la gloria. De esto tienen una gran parte de culpa sus progenitores: Agustí y Marisa.

Es evidente que al ser el baloncesto una disciplina de alto contenido técnico-táctico también ha sido fundamental la cantidad de horas de entrenamiento que han invertido todos y cada uno de los entrenadores con los que han contado los Gasol durante las etapas de desarrollo, y sobre todo, también el esfuerzo, tesón y fuerza de voluntad que han imprimido estos dos hermanos en cada uno de esos entrenamientos. La suma de todos estos factores ha provocado que estos dos hermanos hayan conseguido este importante hito para el baloncesto español y mundial. Enhorabuena!

Eres diferente. Entrena diferente.

 

BIBLIOGRAFÍA CONSULTADA.

  • Frayling TM et al. Defining the role of common variation in the genomic and biological architecture of adult human height. Nat Genet. 2014 Nov,46(11):1173-86.
  • Pruna R et al. Single nucleotide polymorphisms associated with non-contact soft tissue injuries in elite professional soccer players: influence on degree of injury and recovery time. BMC Musculoskelt Disord. 2013 Jul 26, 14:221.
  • http://www.elconfidencial.com/deportes/pau-marc-gasol-20100203.html

 

 

No hay comentarios

Deja un comentario